La almohadita

imagen2

Juliana tiene una almohadita que es tibia y blanda, ¡cuánto le gusta dormir con ella! es muy calentita, y tan suave. Pero no siempre la encuentra, a veces está y a veces no, así todo el día. El lío se arma cuando se la sacan dormida.. ¡Uyy para qué! … Se pone a llorar a moco tendido.

Cuando duerme en la almohadita, Juliana sueña con sorbitos de leche caliente. Allá va, escoltada por un ángel que la cuida día y noche, tan abrigadita como ponchito del norte y con pañuelos en los bolsillos, para secar alguna lágrima si está triste. Hay tantos olores ricos por ahí ¿a canela, limón o chocolate? mmm no, no, es un aroma que solamente tiene su almohadita.

¿Cuantos sueños dormirán juntas? uno, dos, tres, cuatro… ojalá sean miles.

De repente, se oye un repiqueteo parecido a un tambor, Juliana se da cuenta que lo ha escuchado desde siempre, y sale desde la misma almohadita, ahhhhh… es muy tranquilizador, justo para dormir una siesta. Entonces cierra los ojos y el sonido se va haciendo lejano, hasta esconderse allá en lo profundo del pecho de su mamá.

Daniela Frontera.

Imagen: freepik.es:

http://www.freepik.es/vector-gratis/fondo-vintage-del-dia-de-la-madre_850913.htm

Compartilo si te gusta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *